La fase secundaria en el auto-rescate en avalanchas

La segunda fase de la búsqueda con el ARVA inicia cuando hemos encontrado la primera señal. Es una fase que se realizará individualmente; con la mayor concentración posible nos dejaremos conducir por el instrumento.

busqueda_secundaria

1º Una vez que tenemos una señal estable posicionamos el aparato en horizontal hacia arriba. Movemos el brazo de izquierda a derecha a modo de abanico, formando un ángulo de 120º intentando percibir las variaciones en la intensidad de la señal. Repetiremos este movimiento hasta que hayamos individuado la mayor intensidad.

2º Nos dirigimos hacia la dirección individuada hasta que la señal sea tan fuerte que no sean apreciables variaciones en ella.

3º Bajamos un poco el volumen para distinguir las variaciones en la señal. En los modelos digitales, más modernos, esta operación se hace en automático. (Atención: no bajar el volumen al mínimo porque podríamos perder la señal).

4º Repetir la búsqueda en forma de abanico (punto 1º) en busca de la mayor intensidad de la señal.

5º Repetir las fases 2, 3 y 4 hasta que el indicador del volumen esté casi al mínimo. (En algunos modelos actuales el ARVA indica también la distancia. Habría que tener en cuenta que si la víctima está sepultada bajo 1 m. de nieve, cuando estemos sobre ella el aparato indicará 1m.)

6º Entraríamos en la fase final. Búsqueda en cruz y sonda.

Con los Arvas análogicos (de una antena) se forman tangentes a las ondas electromagnéticas. Obtenemos sólo una señal acústica.
Con los Arvas digitales (dos o tres antenas) se siguen las indicaciones luminosas y la distancia numérica, obteniendo una curva simile a la línea de inducción de la onda. En estos modelos (casi todos, actualmente) los ajustes de volumen se hacen automáticamente en base a la distancia del Arva enterrado.
Por último, hay también algunos modelos mixtos que indican la variación de la distancia, señales luminosas y señales acústicas.

En la próxima entrada veremos la fase terciaria, la búsqueda en cruz.

<ir al capítulo III>