Arva, pala y sonda

Si vas a salir a la montaña en un ambiente nevado ya sea con raquetas, con esquíes o con crampones, hay tres elementos que no te puedes olvidar: el ARVA, la pala y la sonda. En algunos casos, como en varias regiones italianas, llevar estos tres instrumentos no solo es aconsejable sino que también es obligatorio. Aunque, bueno, no deja de ser curioso el que sea obligatorio llevarlos y que nadie se preocupe en si sabes usarlos o no. Es muy importante saber cómo se utilizan y realizar frecuentes prácticas en ambiente.

Con el grupo de esquiadores de montaña con el que me muevo yo por aquí, en Italia, normalmente le dedicamos una o dos salidas para practicar al principio de la temporada. Repasamos la teoría y también la práctica. Así, medio jugando, enterramos una mochila con su correspondiente ARVA y la rescatamos como si se tratase de una avalancha real. Puede parecer una tontería pero los gestos que repites una y mil veces serán los que te resulten más naturales en una situación real de rescate. Es verdad que tal vez nunca te haga falta pero piensa que con que te salven a ti o a un compañero una sola vez ya habrá valido la pena.

¿Qué es un ARVA?
Es un dispositivo de búsqueda de víctimas de avalanchas. Junto con la pala y la sonda forma el equipo de autorescate para moverse en ambientes nevados.
El ARVA funciona como emisor de ondas y como receptor en el caso de rescate de una persona sepultada en la nieve. Todos emiten a una frecuencia de 457 kHZ, de esta forma cualquier montañero puede recibir la señal de una víctima.

¿Y la pala y la sonda?
Para desenterrar a una persona enterrada en el primer medio metro de nieve se necesitan de media 10 minutos. Entre 50 y 100 cm, 55 minutos y a más de 100 cm, dos horas. La pala y la sonda son dos instrumentos importantísimos que sirven para reducir al máximo el tiempo del rescate.

tabla_tiempo_rescate

¿Por qué son importantes?
Estadísticamente cada año mueren en los Alpes unas 100 personas. Los esquiadores de montaña y practicantes de freeride constituyen el 80% de las víctimas.
En los primeros 15 minutos el porcentaje de rescatar a una persona con vida que haya sido enterrada por una avalancha es del 93%. Entre 15 y 45 minutos la probabilidad desciende a un 25%. De 45 a 90 minutos si se presentan sacas de aire, del 20%. Entre 90 y 130 minutos aun pudiendo respirar se muere por hipotermia. Conclusión: es importante desenterrar a la víctima de una avalancha en los primeros 15 minutos. No hay tiempo de esperar a los cuerpos de rescate. Cada montañero cercano al lugar de la avalancha se convierte en un rescatador.

En el próximo capítulo veremos cómo se usan. Hasta entonces ¡Buena montaña a todos!

<ir al capítulo 1>          <ir al capítulo 3>